El marketing ha evolucionado durante los últimos años, hasta llegar a casi todos los sectores de negocio y es un error quien cree que esta estrategia sólo funciona para algunos segmentos de mercado. Unir consumo y pasión es una excelente herramienta para la búsqueda de nuevos métodos de marketing digital.

Es por ello que cada vez es más fuerte y está más presente el marketing deportivo, que se ha mostrado como una herramienta eficiente y lucrativa para generar oportunidades de negocios.

Para entender lo que es el marketing deportivo es necesario, primero, saber lo que es el marketing. Según Philip Kotler, una autoridad mundial del asunto, el marketing es la capacidad de producir y entregar una demanda de mercado y generar lucro. Es la capacidad de distinguir esa demanda y no seguir simplemente deseos. A partir de ahí el marketing y sus herramientas entran en acción para ofrecer y promover los servicios y productos requeridos por un determinado mercado. Ahora que el significado de marketing está más claro, podemos hablar sobre el marketing deportivo.

El especialista en mercadeo Klotler (2010) manifiesta que todo proceso social y de gestión va siempre direccionado por el marketing, de ahí que las diferentes necesidades y deseos de individuos o grupos se evidencian a través del canje entre productos y servicios. Así se genera un efectivo desarrollo de actividades y, de manera esencial, deportivas. Con la aparición del marketing deportivo se genera un mejor mercadeo de aspectos deportivos sean estos espectáculos, marcas, productos donde los actores directos se benefician de ellos…

Por otro lado, para Christopher Lovelock (prestigioso Premio de la American Marketing Association) el marketing deportivo se refiere a la promoción de eventos deportivos, de equipos deportivos, indumentaria deportiva, y está sustentado, específicamente, en las diferentes necesidades del consumidor, hincha o fanático del deporte.

Los deportes son aliados a una demanda de consumo y el marketing se aprovecha de ese momento para atraer, retener y obtener más ganancias ante una situación de gran movimiento financiero y un período de descontracción del público.

Uno de los fundadores del marketing deportivo fue Philip Knigh, quién empezó a crear estrategias para revolucionar la industria del deporte y ver en los deportistas la oportunidad de convertirlos en estrellas mediáticas y, lógicamente, que la marca también obtuviera un beneficio.

Knight, cofundador de Nike, fue uno de los responsables de convertir el calzado e indumentaria deportiva en verdaderos artículos de lujo, con un posicionamiento claramente diferenciado respecto a su competencia. Para ello, Nike se asoció con Michael Jordan, la joven promesa de basket del momento, y creó el innovador modelo de zapatillas Air Jordan. A partir de entonces, fueron muchas las marcas que adoptaron esta misma filosofía de asociación de valores con los deportistas.

Por ello, la industria deportiva se ha convertido en una industria multimillonaria a partir de la promoción de eventos y torneos, licencias de productos, patrocinio de equipos, clubes y atletas, naming rights y varias otras vertientes de negocios relacionados. El marketing deportivo utiliza el contenido ofrecido por los deportes para ofrecer servicios y productos en diferentes formas al público objetivo en cuestión. Cuando es bien hecho, el marketing deportivo cumple eficientemente sus objetivos: generar ventas y ganancias, así como garantizar entretenimiento y emociones para el público involucrado.

Kevin Daniel Chaparro

Instagram: @kevindchapach7

Twitter: @KevinChaparro7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat