Wilmary Gimenez.

      En la era digital, instituciones educacionales han diseñado un entorno digital interactivo, que cumple la función de un aula de clases. La educación a distancia es la herramienta de la actualidad para mejorar el desarrollo académico y profesional de los individuos, ya que permite concluir estudios postergados por distintas razones. Su flexibilidad en cuanto a los horarios, permite una mejor organización para los alumnos, no existen problemas como la distancia y es totalmente interactiva. 

     Este entorno cuenta con especialistas pedagógico y diseñadores gráficos, además de docentes participativos que tienen la misión de crear contenidos y estrategias educacionales que ayuden a cumplir los objetivos académicos pautados, que permitan el desarrollo del conocimiento fundamental necesario para el desempeño profesional.

         Además, estos programas de educación son positivos para aquellos individuos que se les dificultad adaptarse a un entorno escolar físico, lo que es un gran paso para la formación de profesionales que ayuden a resolver problemas en el aspecto social. 

         No obstante, pese a que la tecnología ha brindado las herramientas necesarias, para el desenlace de dicho programa, hay que tomar en cuenta que los docentes virtuales deben aplicar estrategias de aprendizaje más directas para impactar en los estudiantes, pues al ser un espacio digital se tiene mayor acceso a recursos visuales y auditivos que ayuden a construir conocimientos y aprendizajes esenciales para el desempeño laboral. Y sobre todo trabajar en maneras efectivas de transmitir, inculcar y conservar determinados valores sociales que ayuden al futuro profesional a cumplir su papel en la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat